Cuando comenzamos nuestras clases de baile, lo hacemos con la ilusión de aprender muy rápidamente. A la sensación inicial de cierta vergüenza, de que todo el mundo nos mirará, siguen las ganas de demostrar lo que vamos aprendiendo a amigos, familiares, etc.

Sin embargo, para prosperar realmente y conseguir llegar a dominar el estilo musical y de baile que hayamos elegido, hay dos cuestiones muy importantes a tener en cuenta: la paciencia y la continuidad por un lado, y por otra parte asimilar bien las figuras y pasos aprendidos en las clases de baile.

Con paciencia y tesón se puede conseguir lo inimaginable. Y si no, mira este vídeo que se muestra una persona que aprende a bailar bachata y no puede andar (emocionante, espectacular, increíble...)

 Si estás aprendiendo a bailar la música que siempre te ha gustado, es muy importante que tengas en cuenta estas dos cosas. Para ayudarte un poquito en esa labor, vamos a comentarlas.

 

El entrenamiento y práctica de lo aprendido en casa

mujer aprendiendo a bailar en su casa

Has estado en tu clase de baile de salsa semanal, y has podido aprender algunas figuras nuevas, que tendrás que añadir a las que ya sabías. Sin embargo, todo ha sido un poco confuso porque alguna de las figuras no te salía bien. En la siguiente clase, de esa misma semana o de la semana siguiente, posiblemente se repasarán nuevas figuras, pero también se añadirán otras nuevas.

(Si todavía no te has apuntado a bailar, entra y descubre el porqué apuntarte a clases de baile)

La única forma de que vayas asimilando bien lo que vas a aprendiendo es con un poco de práctica en casa, en tu sala de baile preferida los fines de semana, etc. No es necesario mucho tiempo, con diez o quince minutos puede ser suficiente.

Cuanto antes mejor, es decir, si puedes repasar las nuevas figuras al día siguiente de haberlas aprendido (aún estarán “frescas” en tu memoria), mucho mejor. Este pequeño esfuerzo servirá para mucho. Porque cuando vuelvas a tus clases de baile recordarás fácilmente con el profesor los pasos de la clase anterior y estarás preparado o preparada para las nuevas figuras. Además, hay muchos movimientos que solo se pueden hacer si ya se dominan otros previos.

¿Llevas mucho tiempo bailando?, ¿puedes memorizar todas las figuras, incluyendo las nuevas que vas aprendiendo?, ¿cómo haces para “quedarte” con todo? Cuéntanos tu experiencia, seguro que a muchas personas que están empezando las clases de baile les vendría muy bien leerlo.

 

Paciencia, esfuerzo, perserverancia y continuidad

En el aprendizaje del baile, igual que ocurre con otro tipo de clases, es fundamental la evolución progresiva, poco a poco. Si estás pensando en comenzar a aprender a bailar tu estilo preferido, lo mejor es que vayas entendiendo cuanto antes que es un proceso largo. Y que te armes de paciencia, porque seguramente la necesitarás.

A lo largo de los cursos para aprender a bailar, habrá días mejores y peores. A veces sentirás que todo es muy sencillo y Dios te ha llamado para bailar…y en otras ocasiones pensarás que todo está perdido, que no hay forma de que te salga alguna figura.

La solución es puramente mental. Bailar es algo repetitivo y eso necesitamos interiorizarlo bien. Por más difícil que parezcan unos pasos o una figura, a base de repetir terminará saliendo…incluso de forma inconsciente. Influye mucho pensar en lo que hacemos, en cómo movemos los pies o tenemos que colocar las manos. Pero también se trata de un aprendizaje más mecánico de lo que puede parecer. A base de repetir, nos descubriremos a nosotros mismos realizando la figura que hemos visto hacer al profesor y que jamás pensaríamos poder hacer.

dos personas bailando en el comedor de su casa

 

¿Te has sentido identificado o identificada con lo que hemos visto en este artículo? Compártelo para que las personas de tu entorno puedan leerlo.


Fuentes imágenes e inspiración:   Mejor con Salud    /  Baile - About.com  /  Vix